Pasar al contenido principal

El Museo Massó recibió a las empresas interesadas en la licitación de su rehabilitación

Representantes de los estudios de arquitectura durante la visita al museo

El pasado lunes se realizó la visita informativa para los representantes de una veintena de empresas y estudios de arquitectura, que mostraron su interés en optar al contrato para la redacción del proyecto para rehabilitar parte del histórico museo. La obra, cuyo presupuesto superará el millón de euros, se centrará en tres espacios: la nave en la que se guardan las embarcaciones tradicionales, la antigua Salgadura Piñeiro y la futura Sala Urbano Lugrís.

Los representantes de las empresas acudieron a la visita informativa, guiada por la directora del Museo Massó, Covadonga López de Prado, para conocer de primera mano los espacios objeto de este proyecto.

En primer lugar hubo una introducción sobre la historia de los edificios del complejo de Massó, y se expusieron las directrices marcadas en el Programa de Necesidades Arquitectónicas elaborado por el Museo y que se fundamenta en criterios de recuperación y restauración de los espacios históricos. A continuación se realizó un recorrido por las instalaciones.

Por una parte, en el tramo sur, con la antigua nave conservera que actualmente alberga las embarcaciones tradicionales. Por otro lado, la Salgadura Piñeiro, que data del siglo  XIX y que fue recuperada en el año 2013, donde se recuperaron 18 pilones de salazón. Por último, la que pasará a ser oficialmente la Sala Lugrís: un espacio de casi 200 metros cuadrados que albergará la valiosa obra pictórica de Urbano Lugrís que se conserva en el Museo Massó.

La ampliación que proyecta la Consellería de Cultura será la primera gran intervención en el Museo Massó desde su apertura al público, de la que se cumplen ahora 20 años. La inversión superará el millón de euros, que se financiará con cargo a fondos Next Generation de la Unión Europea, y al contrato para la redacción del proyecto básico y de ejecución se destinan 115.000 euros.

La empresa o estudio de arquitectura al que se le adjudique tendrá un plazo de 3,5 meses, a contar desde la firma contractual, para entregar su propuesta definitiva. A continuación se procederá a licitar los propios trabajos de construcción, que comenzarán a finales de este año y concluirán en 2023.