Del 12 de marzo al 31 de agosto de 2020 "Eiravella. Luz de estrelas"

Museo de las Peregrinaciones y de Santiago

Esta exposición presenta el Camino de Santiago a través de la obra de Eiravella, que él reinterpretó en su serie principal “Camiño de Santiago. Luz de estrelas”.

Con esta exposición a través de la obra de Eiravella se muestra la reinterpretación que el autor hizo de la ruta xacobea. Dentro de los proyectos expositivos del museo relacionados con la peregrinación del ser humano a través de diversas expresiones artísticas de calidad, ésta supone además la primera vez que se ofrece el tema del Camino de Santiago desde la óptica de un artista gallego contemporáneo de reconocido prestigio. De nombre real Juan Otero García (Portas, 1934 - Ribadumia, 2019), populariza su seudónimo, Eiravella, que procede de su aldea natal.

La fundamentación teórica del proyecto está realizada por el comisario, Gonzalo Sellés Lenard. La exposición se realiza con una selección de la colección "Camiño de Santiago. Luz de estrelas" y está compuesta en su gran mayoría de piezas de hueso de cachalote, piedra, madera y algunos bronces, además de pinturas referenciales, dibujos y bosquejos. También se cuenta con textos propios del artista y textos que se escribieron sobre la obra y figura de Eiravella.

En la muestra se incluyen obras nunca antes expuestas contando con el préstamo de piezas que actualmente se encuentran en importantes colecciones, tanto privadas como públicas.

Para añadirle un sentido didáctico a la exposición, ésta se complementa también con elementos del Camino de Santiago, y del mundo de las ballenas, procedentes de la colaboración de coleccionistas particulares, museos del mar e institutos oceanográficos. Cabe recordar en este caso que la colección está basada tanto en el Camino de Santiago como en las rutas que utilizaban los balleneros en los mares del norte siguiendo la Vía Láctea (costas de Bretaña, Irlanda, Islandia y Groenlandia).

Eiravella presenta una gran iconografía, basada en las formas del románico y el gótico europeo, que estudió durante sus años de residencia en Europa, mezclado con toda la idiosincrasia popular gallega, principalmente las formas escultóricas de pequeñas capillas y cruceros, así como el profundo conocimiento de las formas estéticas presentes en las esculturas de cabezas de la cultura castreña. Líneas curvas, volúmenes rotundos, dulzura en las expresiones, deliberada desproporción de los cánones... le dan una personalidad inconfundible.