Cerrar

Bocado de freno o pasarriendas de caballo

Completo, hecho a molde por el sistema de la cera perdida. Se representan en él dos felinos (panteras) afrontados y con las cabezas vueltas hacia atrás; va decorado con incisiones hechas con un buril, más marcadas en las cabezas y más leves, a base de círculos, en los cuerpos de los animales.

Esta pieza tiene un paralelo igual, pero al que le falta la cabeza de uno de los felinos, en este yacimiento, y ambos documentan la presencia de, por lo menos, un ejemplar de caballo como elemento de carga y transporte pero igualmente, sin duda, como signo de poder y de prestigio, équido del que se halló también en la misma zona un hueso metatarso. Estos hallazgos se produjeron además en una de las construcciones más singulares en el centro y en la parte más preeminente de la corona del Castro. Los dos pasarriendas, hechos en bronce fundido a molde pero completados con una posterior decoración incisa a buril, representan un motivo que parece hacer referencia a la mitología  relacionada con el dios Apolo, y procede de la parte oriental del Mediterráneo. Aparece también en otras piezas similares del este y sur de Hispania que corresponden asimismo a la etapa final del Imperio Romano (siglos IV y V). 

Dimensiones:
8’7 x 8’6 x 0’8 
Material/soporte:
Bronce  
Contexto cultural:
Romana 
Autoría: