28 de julio de 2014 El Museo Massó publica su primera guía

Museo Massó

El Museo Massó de la Consellería y Cultura, Educación y Ordenación Universitaria divulga su legado con la publicación de su primera guía, una obra que, además de facilitar la visita a la exposición permanente, le acerca a la ciudadanía el patrimonio marítimo e industrial a través de la historia del museo, del proceso de conquista del mar y de la explotación de sus recursos.

A partir de una visión global del centro museístico, la guía, que se presenta bajo el título 'Museo Massó. El museo que creció dentro de una fábrica de conservas', refleja buena parte del planteamiento conceptual y los principios básicos de la institución, los aspectos que definen su singularidad y especificidad, así como la naturaleza de unas colecciones únicas y de un patrimonio cultural de gran valor.

Primeras cartas náuticas de las costas gallegas
El patrimonio marítimo e industrial conviven con el espíritu erudito del coleccionismo de otra época en la exposición permanente del Museo Massó. Su recorrido se inicia en la sala dedicada a la navegación y la aquellas disciplinas como la astronomía, la geografía y la construcción naval que hicieron posible su desarrollo y lo del comercio marítimo.

La exposición de esta sala, que se aborda en el apartado de la guía que lleva por título 'La conquista del mar', integra una interesante colección de incunables y libros antiguos especializada en temas marítimos y navales, en la que se incluyen libros como 'Seesviegel', de Willem Jansz Blaeu (Ámsterdan, 1623), con algunas de las primeras cartas náuticas de las costas gallegas; el tratado astronómico de Ptolomeo y un manual de pilotos de 1545, de Pedro de Medina, que fue el más popular en Europa en los siglos XVI y XVII. También se detallan en la guía diversos instrumentos que muestran el paso de la navegación astronómica a la científica, como cuadrantes horarios, relojes de sol y compases náuticos, entre otros.

En el apartado 'Explotación de los recursos del mar', la guía recorre la exposición de las salas ubicadas en la planta baja del museo. Partiendo de una sección dedicada a la factoría de salazón y el taller de ánforas del depósito romano de Pescadoira (Bueu), el discurso se centra en la actividad industrial de la familia Massó: las fábricas de salazón y de conservas y la factoría ballenera.

Materiales de la factoría de salazón romana
Basas y fragmentos de fustes de columnas romanas de los siglos II e III junto con un cuchillo con mango de hueso también de esta época son algunos de los materiales de la factoría de salazón romana que se conservan en el museo y que se incluyen en la guía. La publicación también destaca una prensa del siglo XIX para la extracción de la grasa de las sardinas, una máquina troqueladora para realizar fondos y tapas de latas, un cajón de medida para la descarga del pescado, una mesa en la que inicialmente se soldaban a mano las latas, fotografías antiguas de la actividad de la empresa y diversos bosquejos para carteles publicitarios y los diseños de las latas y de sus estuches.

El recorrido expositivo del museo continúa en la fábrica de salazón del siglo XIX que formaba parte del complejo industrial Massó y fue recuperada recién, para finalizar en la nave donde se exponen las embarcaciones. Además, la experiencia museística se extiende por el ámbito inmediato con el muelle de las embarcaciones tradicionales y el motopesqueiro Caneliña, que forma parte de la colección del museo, la carpintería de ribera y el resto de las instalaciones y embarcaciones de un genuino y activo puerto pesquero.

Los orígenes del museo
El Museo Massó se encuentra instalado en las naves industriales de la antigua conservera Massó Hermanos, en las cercanías del puerto de Bueu, en la ría de Pontevedra y en pleno corazón de la península del Morrazo.  La idea de crear un museo fue sugerida por Guillermo Marconi durante la visita que realizó en 1928 a la fábrica de conservas Massó. En el domicilio de la familia quedó sorprendido por la colección de instrumentos de navegación, documentos y libros antiguos, objetos curiosos y maquetas de barcos históricos. Siguiendo su consejo, los hermanos Massó levantaron una planta sobre lo más antiguo edificio de la fábrica, y en 1932 nacía el Museo Massó.

Con el tiempo, los testimonios de las factorías conservera y ballenera y la actividad pesquera fueron completando el perfil del museo. En 1994, después del cierre de la fábrica, el museo fue adquirido por la Xunta de Galicia. Hoy en el Museo Massó convive el patrimonio marítimo e industrial con el espíritu erudito del coleccionismo de otra época.