31 de octubre de 2014 El CGAC acoge el nuevo proyecto expositivo de uno de los maestros de la abstracción, Carlos León

Centro Galego de Arte Contemporánea (CGAC)

La consellería de Cultura, Educación y Ordenación Universitaria presentó en un acto informativo celebrado hoy a las 12 h. un CGAC la muestra del artista ceutí Carlos León, ‘A orde das primeiras cousas’. En la rueda de prensa participaron el director del Centro Gallego de Arte Contemporáneo, Miguel von Hafe; los dos comisarios de la exposición, Ángel Cerviño y Alberto González-Alegre; y el propio artista que señaló que con "el proyecto de esta exposición nací realmente como escultor" y añadió que quiso incluir en la muestra "un cuadro recién creado que marca una nueva etapa en mi pintura" lo que, de alguna manera, hace que esta muestra sea un hito significativo en la trayectoria creativa de este extraordinario artista plástico.

Con más de 30 piezas entre pinturas y esculturas, ‘A orde das primeiras cousas’ es la muestra más completa que se ha realizado de este importante artista en España. En la actualidad, su obra se imponen cómo una de las propuestas fundamentales de la pintura abstracta española. ‘A orde das primeiras cousas’ ocupará toda la planta baja del centro y podrá visitarse hasta el 1 de marzo de 2015.

A orde das primeiras cousas
La exposición sita en el CGAC explora y vertebra algunas de las series más recientes del pintor. En ella, Carlos León objetualiza el acto de pintar. Su paleta de magentas, carmines, azules prusia, índigos y ocres tiene continuidad en los óxidos y los restos de pintura de los elementos recuperados de las chatarrerías. Los desechos industriales presentes en sus obras componen su particular lenguaje. De este modo, el artista indaga en los juegos que se establecen entre el radical cuestionamiento del ilusionismo de su pintura y la práctica constructiva de su producción escultórica.

Las salas del Centro se pueblan de hierros, tablas, cables y palanganas que se encuentran formando esculturas y que dialogan con cuadros también superpuestos y que se elevan sobre el suelo con piezas que remiten al espacio de su taller. Los objetos revelan sus historias y la huella de las personas que los construyeron, los emplearon y los desbarataron. El artista toma estos restos industriales como fragmentos de poemas o notas musicales para crear sus propios versos y partituras en el espacio expositivo del CGAC.