Palloza Casa do Sesto

El museo

La palloza "Casa do Sesto" se remonta al menos hasta 1770 y fue vivienda habitual de los actuales propietarios hasta el año 1970. Desde 1989 permanece abierta al público y en el año 2007 obtuvo el reconocimiento de la administración autonómica como colección visitable, de contenido etnográfico. El objetivo de la palloza es dar a conocer la forma de vida y la cultura tradicional de esta zona de alta montaña, manteniendo la estructura primitiva de estas construcciones sin modificar ni alterar, y salvaguardando en su interior herramientas y aparatos relacionados con sus usos originales.

Las pallozas, antiguas viviendas de una piedra con cubierta de colmo de paja de centeno, acogían tanto a las familias como a sus animales, y están diseñadas para adaptarse las necesidades de sus moradores: por un lado, se trata de un espacio organizado para usos polivalentes, en el que todo está junto pero organizado. Y por otro, es característica su capacidad para guardar el calor: están cubiertas por una capa de medio metro de paja impermeable y aislante, manteniendo una temperatura constante.

Así, la palloza de la Casa do Sesto responde la estas características: la estructura de la palloza de paredes de una piedra y cubierta de paja de centeno se distribuye en una parte para el ganado y otra para las personas. Mantiene los cuartos dedicados a dormitorios, el lar, el horno y las cuadras tanto para ganado mayor como menor.

Las herramientas y muebles conservados en el interior son los empleados por la familia mientras la habitaba, no una mera recopilación, sino los útiles necesarios para la supervivencia de una familia de manera autosuficiente.