Museo de Bellas Artes de A Coruña

Sala 1 y sala 2. Siglos XVI, XVII y XVIII

El itinerario que el museo propone permite contemplar temáticamente los diferentes géneros de la pintura europea de los siglos XVI al XVIII. Destaca en la sala 1 la iconografía religiosa en la que se reflejan tanto los cánones renacentistas, representados por las obras de Morales o Juan de Juanes, como las propuestas de la Contrarreforma católica, como vemos en Ribera o en Sánchez Coello.

En la sala 2 dentro de este contexto del Barroco español se inscriben los lienzos religiosos de Rizi y Carducho, junto con el nuevo género del bodegón en la obra de Arellano. 

Por otro lado, otros temas vinculados al gusto cortesano y burgués, como el mitológico representado magistralmente por Rubens, la escena costumbrista de Rombouts, los interiores de arquitecturas de Peter Neefs, o la obra de Frans Francken II, reflejo del coleccionismo artístico del siglo XVII, son todos temas muy desarrollados durante el Barroco europeo.

"La Apoteosis de Hércules", Jean Baptiste Borkens

Sala 3. El retrato. Siglos XVI, XVII y XVIII

Se muestran retratos de la nobleza y de la realeza desde la época de los Austrias, destacando el realizado por Pantoja de la Cruz, hasta el establecimiento de los Borbones, momento en el que se produce una progresiva renovación de los gustos artísticos con el paso del Barroco al Rococó cortesano, como lo refleja la obra de Baldrighi. 

También destaca la colección de miniaturas realizadas por artistas de escuelas europeas atendiendo a la demanda de la burguesía de la época.

Sala 4 y sala 5. Siglo XIX y principios del siglo XX

El siglo XIX comienza con el romanticismo de Villaamil o David Roberts, y como consecuencia de las demandas de la burguesía, a lo largo de este siglo se renuevan y se desarrollan otros géneros pictóricos, como el retrato, con obras de Esquivel o Madrazo, el paisaje, representada por Carlos de Haes, Urgell o Beruete, o la pintura costumbrista, con autores como Cutanda, Francés o Sorolla. En este ámbito se integra la pintura gallega, que va a tener un florecimiento tardío apoyada en los movimientos regionalistas, auge que tendrá su reflejo en pintores como Avendaño, Murguía, Sotomayor, Lloréns o Corredoyra.

"La Catedral de Santiago el Menor (Lieja)", Jenaro Pérez Villaamil

Sala 6. Siglo XX

El grupo conocido como Os Renovadores, formado por Maside, Colmeiro, Torres, Laxeiro y Seoane, asumió los lenguajes de vanguardia europeas fusionándolas con la tradición de la cultura popular.

Desvinculados de estos, autores como Lugrís o Granell desarrollaron su particular visión del surrealismo. En la segunda mitad del siglo, junto a pintores que establecieron las bases del proceso abstracto -Caruncho, Labra o Mampaso-, otros optaron por una nueva figuración de carácter lírico e intimista: Lago Rivera, González Pascual o Victoria de la Fuente.

"Lavanderas", Manuel Colmeiro

Sala A. Goya

Combinando las técnicas del aguafuerte y la augatinta, Goya creó un impresionante conjunto de grabados que se agruparon en cuatro series: los Caprichos, sucesión de insólitas estampas de intención satírica; los Desastres, muestra cruda de las miserias de la guerra; los Disparates, representación fantástica de enigmático significado; y la Tauromaquia, divulgadora de las diversas suertes y hazañas del toreo. El Museo de Bellas Artes de A Coruña conserva una de las escasas colecciones completas de estos grabados.

"Con razón o sin ella", de la serie "Los desastres de la Guerra". Francisco de Goya

Sala B. Sargadelos

La colección de loza del siglo XIX de Sargadelos, primera fábrica española que utilizó técnicas industriales, reúne ejemplos de las diferentes tipologías creadas a partir de modelos ingleses del siglo XVIII. La exposición se ordena en función de las técnicas decorativas, que van desde una primera y segunda época de color blanca cremosa, a la tercera y cuarta con delicada decoración pintada a mano o estampada.

La sala reabrió sus puertas en 2014 con un nuevo discurso museográfico que ha implicado la reordenación y nueva selección de objetos expuestos, con el fin de mostrar el amplio espectro de variedades tanto objetuales como decorativas con que cuenta la colección del museo. Además, se ha dotado a la exposición de un soporte informativo con imágenes, gráficos, mapas y elementos tecnológicos que permitir seguir la evolución de la producción de Sargadelos.

Sala B. Sargadelos